Amor expatriado.

¡Hola aventureros!

En ese post vamos a hablar sobre  sobre amor. Pero no sobre un amor cualquiera, si no de el nuestro. 

Muchos os estaréis preguntando, ¿de qué hablo? Tranquilos, ahora mismo me explico. 

En la actualidad, debido a este nuevo fenómeno de movilidad internacional que estamos viviendo, surgen nuevas formas también de relacionarnos. Y es que, nuestros círculos sociales se ven aumentados. Antiguamente, lo normal era que nuestros abuelos se casaran con gente de su mismo pueblo o ciudad, sus vecinos, primos lejanos, etc. No es que hoy en día no no puedan gustar nuestros vecinos (o nuestros primos =S), pero sí que es verdad que este nuevo concepto de súper globalización nos ha llevado a conocer a personas de todas partes del mundo y, por lo tanto, a tener relaciones sin fronteras. Esto es extensible tanto a la amistad como al amor. Pero centrándonos en nuestro tema del mes, nos encontramos dos grandes fenómenos de relaciones amorosas: el amor o las relaciones a distancia y lo que yo llamo el amor intercultural.

Amor a distancia
Foto via Pinterest

 

El amor a distancia siempre ha existido, todos tenemos en la cabeza esas historias de nuestras abuelas cuyos novios se iban al frente y ellas les esperaban. Su único contacto eran unas pocas cartas que les llegaban muy de vez en cuando. Hoy en día este tipo de relación sigue existiendo, pero digamos que han cambiado bastante y a mejor, gracias a los vuelos, sistemas de comunicación, etc. Seguro que casi todos conocéis o habéis vivido “en carne propia” una de estas historias: bien los novi@s que se van de Erasmus, o los que se van a trabajar fuera, etc.
Hoy en día, es mucho más viable y placentero llevar este tipo de relaciones puesto que todos los medios nos ayudan. Sí que es verdad que hay que tener claro que las relaciones a distancia, si nos importan lo suficiente y las queremos mantener, tienen que tener por las dos partes un objetivo de estar juntos algún día y un proyecto de futuro (más o menos cercano) juntos, ya que si no, no tendrían mucho sentido.
Como todo en esta vida, este tipo de relaciones tienen su parte buena y su parte mala. Todos conocemos los inconvenientes obvios de una relación a distancia. Pero, estas relaciones también tienen sus cosas buenas, como por ejemplo en los momentos en los que se está juntos son como pequeñas lunas de miel. Y es que, a pesar de lo que muchos crean, hoy en día estas relaciones funcionan. Incluso, de hecho, hay estudios que afirman que este tipo de relaciones crean vínculos más íntimos. A todos los interesados en el tema os animo a echarle un vistazo a este artículo, es muy interesante.
 
Como ya he comentado, otro fenómeno de esta sociedad global en la que vivimos son las relaciones interculturales. A mi personalmente esto es una cosa que me encanta, creo que supone un enriquecimiento cultural y genético súper importante. Las parejas de este tipo se pueden complementar y hacer más grandes con las costumbres de cada uno y genéticamente ya ni os digo cuando el día de mañana de esos enlaces crezcan itañolitos, brasiaustriacos, o cualquier mezcla posible. 

También es verdad, que las diferencias culturales pueden llevarnos a veces a no entendernos del todo bien. Hay cosas que a nosotros nos pueden parecer muy normales y que a nuestra pareja no, y viceversa. Pero creo que sobre todo hay que aprender a respetar las diferentes tradiciones y entender, que una bronca por una cosa así, no ha sido más que un mal entendido, y no se le debe dar más importancia.

Amor intercultural
Foto vía Boda con Encanto

 

Creo que esta es una de las cosas más bonitas que nos trae la globalización y estilo de vida de los expatriados. Por ello, quería compartirlo con vosotros y animaros a que me hagáis llegar todas las historias curiosas de la gente que conozcáis o vuestras propias. Porque, como ya sabéis esto es un espacio para todos y para que nos sentamos identificados y podamos enriquecernos con las experiencias vitales de cada uno.
¡Muchas gracias por leer La Guía del Expatriado!
Sin lugar a dudas, si personalmente has vivido una de estas historias y quieres compartirla, ¡hazlo! Aquí hay espacio para todos.

Y vosotros, ¿conocéis alguna de estas historias?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *